Mitología en las Misiones Espaciales

Mercury, Apollo, Artemis, Tiangong… Quizá no te haya llamado la atención pero muchas de las misiones espaciales tienen nombres relacionados con la mitología. En este artículo os vamos a dar unas pinceladas sobre estas misiones.

Si te gusta la mitología te recomendamos nuestro Curso online sobre la mitología de las constelaciones

NASA

Tal y como se puede leer en el prefacio de Origins of NASA names:

Names given to spaceflight projects and programs have originated from
no single source or method. Some have their foundations in mythology and
astrology, some in legend and folklore. Some have historic connotations.
Some are based on a straightforward description of their mission, often
resulting in acronyms.

Los nombres dados a proyectos y programas espaciales no tienen un origen o método común. Algunos tienen su origen en la mitología y astrología, otros en leyendas y folclore. Algunos tiene connotaciones históricas. Algunos se basan en una descripción sencilla de su misión, a menudo resultando en siglas.

Origins of NASA names de Helen T. Wells, Susan H. Whiteley y Carrie E. Jaregeannes, ed. Scientific and Technical Information Office NASA 1976 (enlace en bibliografía)

El origen del nombre Mercury para el proyecto que debería poner a los primeros norteamericanos en órbita se encuentra en Abe Silverstein. Éste siguió la costumbre de dotar a los cohetes militares de nombres mitológicos como Nike, Ajax, Hércules, Centauro, Atlas…

Apollo

Silverstein también fue autor del nombre Apollo para las misiones lunares y existen dos versiones de cómo Silverstein llegó a ese nombre.

En el centro de la imagen, Apolo ascendiendo a los cielos en su carro tirado por caballos. Detalle de la obra El nacimiento del Sol y el triunfo de Baco GIAQUINTO, CORRADO ©Museo Nacional del Prado

Por un lado tenemos que una tarde de julio 1960 se encontraba leyendo un libro de mitología y la imagen de Apolo dirigiendo un carro que tiraba del Sol y las estrellas se le antojó perfecta para la escala y ambición del programa lunar.

Por otro lado, un origen más prosaico, según se puede leer en el obituario de Abe Silverstein publicado por The New York Times:

Dr. Silverstein recalled that he first dropped the name at January 1960 brainstorming session about how to top Mercury. ”No specific reason for it,” he said. ”It was just an attractive name.”

Dr. Silverstein recuerda que el nombre vio la luz en enero de 1960 durante una sesión de brainstorming de cómo superar el nombre de Mercury. “No hay ninguna razón específica para ello”, dijo. “Era tan solo un nombre atractivo.”

Obituario publicado el 05-06-2001 en The New York Times

Desde entonces se han usado nombres mitológicos para los grandes programas. Así pues tenemos el programa Artemis que tiene mucho más sentido para una misión a la Luna que Apollo.

Artemis

Artemis, diosa de la Luna, aquí representada como Diana cazadora RUBENS, PEDRO PABLO ©Museo Nacional del Prado

Artemis, melliza de Apolo, diosa de la Luna, en contraposición a su hermano, dios del Sol. Pero los motivos van más allá que de un simple nombre, pues la misión tiene como objetivo llevar a la primera mujer a suelo selenita y resarcirse de una triste época pasada en la que la mujer ocupaba un segundo o tercer puesto en la NASA.

En el año 2000 la NASA adoptó una nueva política para nombrar los proyectos, conocida como “Official names for Major NASA Projects”. Los principios básicos de dicha política son:

  • Los nombres de los proyectos han de ser sencillos y fáciles de pronunciar.
  • Los nombres no se duplicarán ni serán similares a otros nombres para no crear confusión.
  • Serán serializados, cuando sea oportuno, incluyendo números árabes.
  • Se evitarán los acrónimos salvo aquellos acrónimos que sean descriptivos y fáciles de pronunciar.
  • Los nombres serán escritos con la primera letra mayúscula.

Uno de los criterios que siempre ha primado es el del laconismo, es decir, concisión y brevedad. Sin embargo, se ha dado la posibilidad a los astronautas a elegir los distintivos de llamada (“call signs”). De esta manera nació el Gumdrop and Spider (Apollo 9), Columbia and Eagle (Apollo 11).

STS – Space Transport System

Enterprise – Vuelo libre después de separarse de un 747.

Un caso cuanto menos curioso ocurrió con los transbordadores espaciales, vehículos reutilizables y que serían lanzados múltiples veces al espacio. El nombre del primer transbordador espacial sería “Constitution” y sería lanzado el día de la Constitución de 1976, todo un gesto patriótico. Sin embargo, los Trekkies, fueron capaces de reunir 100.000 firmas y escribir cartas dirigidas a presidente Gerald Ford para que tomase el nombre de Enterprise.

Unas semanas antes del lanzamiento, el presidente, hizo uso de su poder de veto y dijo que se sentía inclinado por el nombre de Enterprise. Se justificó porque él había servido a bordo del USS Enterprise (primer buque portaaviones nuclear del mundo) y que sería un error llamar al primer transbordador espacial Constitution.

A partir de ahí, los transbordadores espaciales tomaron su nombre de buques famosos como el Columbia, Challenger, Discovery, Atlantis y Endeavour.

El Columbia fue el primer buque Norteamericano en circunnavegar el globo. Hazaña llevada a cabo en 1790 bajo el mando de John Kendrick.

El Challenger fue el primer buque destinado a la expedición marítima a nivel global.

El Discovery fue el buque que llevó a Robert Falcon Scott y Ernest Shackleton a la Antártida

El Atlantis es el buque más antiguo en funcionamiento dedicado a la investigación oceanográfica, habiendo navegado más de 1.3 millones de millas náuticas hasta la fecha.

Y por último el Endeavour, buque británico a cargo del capitán James Cook.

Acuarela de Samuel Atkins (1787-1808) “Endeavour off the coast of New Holland during Cook’s voyage of discovery” 1768-1771. Una inscripción en el reverso de la pintura indica el encallamiento del Endeavour en la Gran BArrera de Coral en Junio de 1770.
Fecha de la obra 1794. Fuente: National Library of Australia

Rovers Marcianos

Valerie Ambroise, una niña de 12 años ganó un concurso a nivel mundial para dotar de nombre a la Mars Pathfinder. El concurso consistía en realizar un trabajo ensayo sobre una heroína y la ganadora fue Sojourner.

Sojourner Truth, circa 1864. Fuente: Librería del Congreso de los Estados Unidos de América

Sojourner Truth fue una reformista afroamericana, defensora de los derechos de las mujeres a ser partícipes de toda la sociedad y del derecho a todas las personas a ser libres. Su nombre legal era Isabella Van Wagener.

Científicos e ingenieros del JPL escogieron entre 3500 ensayos el nombre de Sojourner para la Mars Pathfinder. Dicho nombre significa “viajera”, un nombre muy apropiado para una misión robótica sobre la superficie del planeta rojo, con mucha carga histórica.

Otros nombres propuestos para la Mars Pathfinder fueron Marie Curie, Judith Resnik, Amelia Earhart, Atenea, Harriet Tubman, Minerva o Atalanta.

Este tipo de concursos se popularizaron y de ellos salieron nombres para los rover de la NASA Spirit, Opportunity o Curiosity.

Por lo tanto la NASA obtiene los nombres de sus misiones de tres maneras:

  • Nombres propuestos internamente por comités burocráticos.
  • Nombres sugeridos por astronautas.
  • Concursos basados en ensayos realizados por estudiantes.

Agencia Espacial Europea

El caso de la ESA es muy curioso, puesto que hay dos fuentes principales para los nombres de las misiones. Por un lado les encantan los acrónimos más o menos descriptivos pero que generan un nombre que tiene sentido y por otro nombres con una importante carga mitológica.

Rosetta

Cometa 67P Churyumov-Gerasimenko. Créditos: ESA

La misión Rosetta tenía como objetivo la exploración del cometa Churyumov-Gerasimenko 67P, a bordo de dicha sonda viajaba el aterrizador Philae. Este aterrizador tenía por misión tomar muestras de la superficie del cometa.

El nombre lo toma de la Piedra de Rosetta, una antigua estela egipcia escrita en tres escrituras distintas: jeroglíficos egipcios, escritura demótica y griego antiguo. Gracias que las diferencias entre unos textos y otros eran prácticamente insignificantes esta estela permitió descifrar los jeroglíficos egipcios.

Por su parte Philae toma su nombre del Obelisco de File, el cual tiene dos inscripciones, uno en griego antiguo y otro en jeroglíficos egipcios.

Está clara la relación entre lo que permitió la Piedra de Rosetta y File y los secretos que quería descubrir la misión Rosetta sobre los cometas.

GAIA

Sonda GAIA. Créditos: ESA

Este telescopio espacial tiene por misión el estudio de las estrellas de nuestra galaxia. En la última liberación de datos, GAIA Data Release 3, constan 1.8·109 estrellas o lo que es lo mismo 1.811.709.771 estrellas. Hasta el momento el catálogo más completo de nuestra galaxia.

El nombre del satélite viene dado por las siglas Global Astrometric Interferometer for Astrophysics.

PLATO

Un futuro satélite que se encuentra en desarrollo y cuyo lanzamiento está previsto para 2026. Los objetivos de la misión son buscar tránsitos planetarios en un millón de estrellas entre otras cosas.

El nombre no deriva de Platón (Plato en inglés) sino de PLAnetary Transits and Oscillations of stars.

ATHENA

Este satélite no debe su nombre a la diosa, sino al acrónimo de Advanced Telescope for High Energy Astrophysics. Se espera ser lanzado en 2031 y será el observatorio de rayos-x más avanzado hasta la fecha.

Euclid

Este nombre lo toma de Euclides de Alejandría, matemático griego y padre de la geometría. La misión de este observatorio espacial es el de probar la expansión del universo y la formación de estructuras cósmicas, para ello observará 10.000.000.000 de años atrás en el tiempo sirviéndose de lentes gravitacionales, midiendo oscilaciones acústicas bariónicas y las distancias entre galaxias mediante espectroscopía.

ROSCOSMOS / USSR

Los rusos siempre han sido mucho más pragmáticos, tanto en la época soviética como en la actualidad. La publicidad y el engagement con el público se obtenía con los hitos y no con el márketing. Aunque es cierto que durante la guerra fría los fracasos no se contaban y todo se publicaba a posteriori, para poder controlar la información que llegaba a occidente.

Sputnik-1

Hablando llanamente, los rusos no se rompían mucho la cabeza pensando nombres. “Továrisch ingeniero, ¿cómo le llamamos al primer satélite? – ¿Qué le parece Satélite-1 továrisch?”. Y de ahí surgió el nombre del primer satélite, Спутник 1, Sputnik 1, literalmente Satélite 1.

Programa Luna

¿Que tenemos que queremos explorar la Luna? No hay problema ni mejor nombre que Луна, Luna. Bien es cierto que el programa Luna estaba compuesto de sondas Мечта, Mechta “sueño”, cuyo objetivo era orbitar la Luna y luego impactar con ésta.

A destacar Luna-3, el primer orbitador en fotografiar por primera vez en la historia de la humanidad la cara oculta de la Luna.

Луноход 1, Lunokhod 1, o traducido al inglés como Moonwalker 1… creo que os hacéis una idea de qué tipo de misión era esta. Un rover, pero no uno cualquiera, el primero en aterrizar sobre la Luna, de manera controlada, y ser manejado a distancia. Este vehículo recorrió algo más de 10km y envió más de 20.000 imágenes de televisión y 206 imágenes panorámicas de alta resolución.

Zenit

Programa destinado a crear satélites de foto reconocimiento basados en las misiones tripuladas Vostok (traducido como Este). Consistían en unas esferas de unos 2.3 metros de diámetro que se lanzaban al espacio, orbitaban, tomaban fotografías, reentraban en la atmosfera, aterrizaban y se recuperaban dichas fotografías.

Zaryá

No todos los nombres tienen poseen esa sencillez, Zarya, conocido como el bloque de carga funcional, fue el primer módulo de la Estación Espacial Internacional en ser puesto en órbita. Zaryá significa Amanecer, un nombre muy apropiado para una nueva era de colaboración internacional en la exploración espacial.

Módulo Zaryá. Fuente: Wikipedia

CNSA – China National Space Administration

China fue vetada de la participación de la Estación Espacial Internacional por los Estados Unidos y fue, a mi parecer, lo peor que pudo hacer. En primer lugar, la colaboración internacional es fundamental para el avance de la humanidad y, en segundo lugar, China ha tenido que empezar prácticamente de cero su programa espacial, generando nuevos conocimientos técnicos que no comparten :obvio: y dividiendo los esfuerzos científicos. Dejando de lado mi opinión, vamos a lo que nos interesa, la mitología.

Tiangong

Simulación de la Tiangong de Octubre de 2021. Fuente: Wikipedia

China está desarrollando su propia estación espacial para llevar a cabo experimentos en microgravedad y qué mejor nombre para dicha nave que Tiangong, Palacio Celestial. La residencia de la deidad suprema que gobierna toda la mitología China.

Shenzhou

Para llegar al Palacio Celestial, los taikonautasm han de viajar en las naves Shenhou, o Buques Divinos.

Chang´e

Es la diosa de la Luna y da nombre a las misiones lunares de la agencia espacial China. Chang´e se escapó a la Luna volando cuando robó el elixir de la inmortalidad de manos de su esposo Hou Yi.

La diosa aún sigue viviendo en la Luna, acompañada de su conejo mascota llamado Yutu o Conejo de Jade. Este saltarín compañero da nombre a los róveres lunares que se han posado en la cara oculta de la Luna.

Queqiao

Estos róveres no pueden comunicarse directamente con la Tierra pues están en la cara oculta. Para poder comunicarse necesitan de un enlace, de un satélite que haga de espejo para conectar de manera bidireccional vehículos y centros de control.

Esta tarea recae en Queqiao, nombre del Puente de Urracas. Un cuento clásico que narra la historia de amor entre la Tejedora y el Vaquero que se reúnen una vez al año en un puente formado por urracas sobre un río que los separa. Este cuento está relacionado con las Lágrimas de San Lorenzo, pero eso es otra historia.

Bibliografía

Origins of NASA names de Helen T. Wells, Susan H. Whiteley y Carrie E. Jaregeannes, ed. Scientific and Technical Information Office NASA 1976 enlace
Obituario del Dr. Abe Silverstein publicado el 05 de Junio de 2001 en The New York Times enlace
El Nacimiento del Sol y el triunfo de Baco. Giaquinto, Corrado. Museo del Prado enlace
Diana Cazadora. Rubens, Pedro Pablo. Museo del Prado enlace

Curso Online Sobre las constelaciones y sus mitos

Sobre esta publicación

Edita: El Nocturnario®

Dirección y redacción:

  • Sarai de la Hoz
  • Mario López

ISSN: 2794-0489

Todos los derechos reservados. No se permite la copia ni distribución de los contenidos de esta publicación sin el consentimiento expreso de los autores.

Contacto: formulario de contacto

URL: www.elnocturnario.com/revista

el debate

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Curso online
"Sobre las constelaciones y sus mitos"

Un análisis a las historias mitológicas de las constelaciones del hemisferio norte.